¿Para qué sirve un profesor de español?

Considero que la relación de enseñanza entre profesor y alumno debe ser bidireccional, es decir, que sea también el propio profesor quien aprenda de cada una de las clases que imparte, que aprenda a individualizar y que descubra las necesidades particulares de cada alumno. Si lo hace, cumplirá con uno de los requisitos que considero debe tener un buen profesor: la humildad.

Soy hispanohablante, pero no recuerdo haber tenido que aprender el español. En la escuela me enseñaron las reglas gramaticales y ortográficas, pero yo ya sabía hablar español. De hecho, una persona que no sepa leer ni escribir, sabe hablar español y sabe hacerlo porque hemos aprendido desde pequeños imitando los sonidos que escuchábamos a nuestros padres, en la radio, en la televisión o en la calle.

En los niños se despierta desde muy pronto su aptitud natural para el aprendizaje de lenguas. Lamentablemente no todos hemos tenido la suerte de aprender varios idiomas desde pequeño, ¿significa eso que no podamos hablar con fluidez un idioma estudiado y aprendido en una etapa adulta de nuestra vida?

La respuesta es claramente no.

Por supuesto que podemos hablar otras lenguas, pero necesitamos aprender y que alguien nos enseñe. Empezando desde el inicio, por la base, desde lo más básico, solamente así, una vez afianzado y consolidado lo aprendido se podrá avanzar. Aprender un idioma exige un alto nivel de entrega y compromiso personal que no todo el mundo está dispuesto a ofrecer. No existen métodos milagrosos ni fórmulas mágicas. Será el estudiante quien, gracias a su empeño y sacrificio, consiga los objetivos marcados en el curso.

En el punto anterior dije que el aprendizaje de un idioma exige un alto nivel de entrega y compromiso personal; el alumno será responsable a la hora de alcanzar los objetivos marcados al inicio del curso, no obstante esto, ese proceso será menos difícil siempre y cuando tenga delante un profesional bien dotado técnica y humanamente, capaz de guiarlo durante todo el curso.

El profesor es una de las variantes más relevantes del esquema establecido en la primera entrega de este artículo, a saber: profesor- alumno- objeto del estudio. El profesor debe estimular la curiosidad del alumno y mantener alto su grado de motivación ayudando a desarrollar las potencialidades de que disponga cada alumno, consiguiendo así su respeto y aprecio.

Por último, el profesor tiene que tener siempre presente que su conocimiento no es absoluto, de esta forma, trabajará con humildad y sin miedo a revelar su ignorancia sobre algún tema.

Advertisements
Posted in ELE

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s