Caso práctico para entender el proceso comunicativo, la adecuación pragmalingüística y la comunicación no verbal.

El siguiente trabajo está divido en dos partes: la primera parte se ocupará de los diferentes papeles comunicativos que adopta el hablante dependiendo del momento y de la situación en que se encuentra. En la segunda parte y sobre la base de un breve fragmento de película Traffic, intentaremos analizar los elementos más destacables del proceso comunicativo.

Cuando hablamos de comunicación nos estamos refiriendo a la principal función del lenguaje y al objeto de estudio de disciplinas muy variadas. Nuestro campo de reflexión se reducirá principalmente a la comunicación humana entendiéndola como: “el acto en el que dos o más personas comparten informaciones, opiniones, experiencias, sentimientos, etc., e interactúan entre sí”. [1]

Desde esta perspectiva nos encargaremos de relacionar y contrastar las características de diferentes papeles sociales.

El papel comunicativo que asume el cantante de un concierto y la capacidad de este para orientar la señal de su mensaje al receptor o receptores es compartida por el profesor de idiomas cuando se dirige a sus alumnos, ya que es más fácil la comprensión cuando el receptor está cara a cara y puede observar los gestos y el movimiento de los labios.

El cantante a pesar de programar con antelación las canciones de un concierto, puede variar su orden dependiendo del estado anímico del público o de la respuesta que obtengan las piezas musicales. A este rasgo básico de la comunicación lo llamamos capacidad retroalimentaria y es compartido por el papel social que desempeña un político durante el transcurso de los debates en el Congreso.

El medio principal de transmisión del cantante, del profesor y del político es su voz y la fuente emisora es la boca; el aparato receptor es el oído del público, de los alumnos y del resto de parlamentarios.

Es conveniente señalar que el cantante no suele tener la capacidad para interrumpir las señales de su mensaje, a diferencia de lo que ocurre con los profesores de español, los cuales tienen capacidad para emitir o interrumpir las señales cuando, por ejemplo, resuelven dudas o intercambian ideas o pensamientos en una clase.

El artista manifiesta sus sentimientos a través de la música gracias a la función expresiva del lenguaje igual que hacen los profesores de español con sus estudiantes a la hora de dar ejemplos personales e intercambiar información, y con sus compañeros de departamento, cuando tienen que valorar sus clases.

La función apelativa que se da cuando por ejemplo: un profesor lanza una propuesta a la clase que requiere de la participación y colaboración del resto; o cuando un político busca atraer la atención de los ciudadanos para conseguir votos; o cuando un vendedor de fruta intenta llamar la atención de sus clientes. Esta función, apenas tiene presencia en el papel comunicativo del cantante.

Asimismo, la producción de sonidos del tipo: “mmm” “ajá” “entiendo” “ya veo” producidos para hacer entender al emisor que se está recibiendo el mensaje y que son típicos de los profesores de ELE a través de Internet no se da en el papel social del cantante.

Por último, el cantante carece de la principal función común a todos los profesores de español: la función metalingüística, cuyo objeto de estudio es la reflexión lingüística sobre el lenguaje objeto.

Respecto a los aspectos psicofisiológicos cabe decir que igual que el cantante debe memorizar la letra de las canciones;  los alumnos de español realizan actividades que fomentan la memoria permanente y de corta duración; los vendedores y comerciantes en general fomentan su memoria momentánea y permanente al recordar los gustos y preferencias de sus clientes. La atención auténtica juega un papel importante en estos papeles sociales: imaginemos por ejemplo que en una frutería pedimos un kilo de peras y nos despechan dos kilos de naranjas, nuestra opinión sobre la profesionalidad del tendero distará mucho de ser satisfactoria.

Existen papeles sociales que pese a estar relacionados presentan claras diferencias. Por ejemplo, en el papel del profesor presencial, la comunicación con los estudiantes se realiza cara a cara, por el contrario, en el caso del  docente que enseña español a través de skype, la comunicación es telemática.

En la enseñanza virtual apenas hay margen para la comunicación no verbal, al contrario de lo que sucede con los profesores que enseñan cursos de idiomas de tipo presencial donde la comunicación verbal es particularmente relevante y, muy especialmente, en aquellos grupos en los que la competencia lingüística de los aprendientes se sitúa en un nivel básico.

Gracias a la gesticulación, el mensaje del emisor llega a los receptores de una manera clara y directa, permitiendo que esa comunicación se realice también de manera recíproca dejando a los alumnos que se comuniquen con el profesor mediante signos, por ejemplo: afirmaciones o negaciones con la cabeza para expresar acuerdo o desacuerdo y bostezos para expresar aburrimiento o falta de interés entre otros.

En esta segunda parte de la exposición vamos a trabajar sobre una escena de la película Traffic, ganadora de cuatro Oscars en el año 2000 y que aborda la problemática de las drogas.

Entendiendo la comunicación como transmisión de mensajes podemos señalar que las principales funciones comunicativas que predominan en la secuencia, según la clasificación que hace el filósofo alemán Karl Bühler (1950) son las funciones expresiva, apelativa y representativa. En esta última, la mujer del multimillonario encarcelado transmite una información objetiva describiendo la situación que están viviendo ella y su hijo pequeño: ‘Me han limitado las tarjetas‘, ‘He recibido una carta del gobierno’, ‘Ya no tenemos amigos’.

A través de la función apelativa, Elena (la mujer del presidiario) intenta influir en el receptor (su marido) esperando una reacción por su parte tras pronunciar las siguientes frases: ‘¿Tienes la menor idea de lo que estamos pasando?’ , ‘¡si supieras como me miran cuando entro allí!’ ,’dime qué debo hacer’, ‘quiero recuperar nuestra vida’; el marido intenta aportar una visión positiva de la situación con la promesa de un futuro mejor: ‘Vamos a salir de ésta, te lo prometo, y te compensaré’. Finalmente y mediante la función expresiva del lenguaje, Elena exterioriza sus sentimientos y su estado anímico: ‘No voy a traer a un hijo a la miseria en la que yo me crié ‘.

En este punto conviene hacer un pequeño análisis sobre la incidencia que tiene la comunicación no verbal en el comportamiento de los intervinientes de la escena. Como punto de partida tomaremos la definición que A.M. Cestero (1999) establece sobre comunicación no hablada (C.N.V) según la cual abarcaría todos los signos y sistemas de signos no lingüísticos que comunican o se utilizan para comunicar.

Comenzaremos analizando los códigos de la C.N.V. como un sistema alternante a la comunicación lingüística; en este contexto, constatamos la presencia de elementos diferenciadores que:”caracterizan y ‘diferencian’ reacciones fisiológicas (muchas como reflejos) y estados fisiológicos y reacciones emocionales” [2] POYATOS (1994, II: 88) así como emisiones independientes no verbales que expresan sentimientos POYATOS [2] (1944, II:144) ; suspiros en el caso del marido y sollozos en el caso de la mujer.

La secuencia inicia con un plano del marido mirando con tristeza a Isabel, que se mantiene en silencio observándole con una mirada fría y penetrante.  Durante la mayor parte de la conversación, Carl mantiene la mirada baja al contrario que Elena, quien mira fijamente a su marido. Este último, seguramente con intención de reforzar su mensaje, mantiene la mirada fija cuando promete a Isabel que saldrán juntos de esa situación.

Para el análisis de los gestos partiremos de la definición aportada por Poyatos: “Los gestos como movimientos conscientes o inconscientes principalmente con la cabeza, la cara sólo (incluyendo la mirada) o las extremidades, dependientes o independientes del lenguaje verbal-paralingüístico, alternando con él o simultáneamente y que constituyen una forma principal de comunicación” [2] POYATOS (1994, II: 201) 

Los gestos se concentran en la cara y, a pesar de las diferencias culturales, Paul Eckman (en Knapp 1995) ha establecido un catálogo de los gestos universalmente aceptados. Durante la conversación los gestos faciales de Carl expresan pesadumbre mientras que Elena pasa del disgusto y la cólera a la tristeza.

Veamos ahora de manera simplificada cuáles son las fases del proceso comunicativo desde su gestación en el emisor hasta que el receptor interpreta el mensaje.

Partiremos del momento en que el emisor (Elena) quiere comunicar algo, una información a la que llamaremos mensaje. Elena quiere transmitir a Carl que David, el hijo de ambos, sufre una depresión al no saber dónde está su padre y si volverá a verlo algún día. Una vez elegido el mensaje, Elena debe seleccionar el código que va a utilizar, en este caso la lengua inglesa; producirá una señal: ‘¡está de maravilla, de maravilla!’. En este momento, se inicia la interpretación del receptor.

Carl, tras escuchar la señal, inicia el proceso de descodificación. La primera fase de este proceso es la llamada indicación notificativa, que se inicia en el momento en el que se produce una señal la cual indica que el emisor quiere transmitir un mensaje al receptor. La segunda fase es la llamada de indicación significativa: la señal, en nuestro ejemplo ‘¡está de maravilla, de maravilla!’ proporciona a Carl una segunda indicación: que el mensaje que Elena se propone comunicar es uno de los mensajes que admite esa señal.

El emisor (Elena) parte de la información que quiere transmitir (estado anímico de su hijo) y a partir de ahí, configura un mensaje con significado para después codificarlo en un mensaje con significante y que llegue como señal lingüística a su marido.

Carl por el contrario, recorre el camino inverso: a partir de la señal lingüística la descodifica para obtener los contenidos de los que partía la acción comunicativa. Nos referimos a la tercera fase del proceso comunicativo o también llamada especificativa, si el mensaje que trata de comunicar el emisor es reconocido por el receptor.

En nuestro ejemplo, podemos constatar el éxito del acto sémico puesto que el mensaje que quería transmitir Elena (emisor), el sentimiento de angustia y tristeza de su hijo provocado por la ausencia de su padre; y el mensaje que Carl (receptor) ha atribuido a la señal son el mismo mensaje.

Nuestro análisis quedaría incompleto si no hiciéramos, aunque sea de forma muy breve, mención alguna a las reglas de organización y funcionamiento “internas” y “externas” del discurso, entendiendo como tal:” cualquier manifestación de interacción comunicativa, sea hablada o escrita, conversación, debate o monólogo, con predominio de una función comunicativa u otra”  [3] CORTÉS MORENO.

El autor prefiere usar el término discurso en detrimento de texto al considerar que este último tiene una fuerte connotación con la producción escrita.  La organización (interna) de los discursos varía dependiendo del tipo de discurso, si bien podemos definir como elementos comunes a todos ellos: un inicio, un desarrollo y una conclusión.

En todo caso, el discurso debe mostrar cohesión, respetando las reglas de concordancia y el orden sintáctico requeridos. Siguiendo la definición del Instituto Cervantes entendemos por cohesión:” la propiedad propiedad textual por la que los textos se presentan como unidades trabadas mediante diversos mecanismos de orden gramatical, léxico, fonético y gráfico.

La establece el emisor y el destinatario la reconoce, y se materializa en guías puestas en el texto por aquél a disposición de éste, con el fin de facilitarle su proceso de comprensión del mismo”. [4]

El dominio de la cohesión textual deberá tener un papel importante dentro de la didáctica de lenguas prestando atención a los elementos que permiten esa cohesión dentro del discurso y que llamamos conectores del discurso. En la escena de la película, creo que el discurso de Elena está bien cohesionado ya que tras iniciarlo dando información sobre el estado de David (el hijo de ambos) pasa al desarrollo del mismo exponiendo la situación en la que se encuentran: tarjetas limitadas, embargo de bienes, rechazo social;  y termina a modo de conclusión, preguntando a su marido (Carl) qué soluciones tiene y advirtiéndole de un posible aborto si la situación en la que se encuentran no mejora.

Como hemos visto la coherencia es una propiedad muy importante del discurso, no obstante, por sí sola no es suficiente.

Para que haya una interacción comunicativa exitosa, el discurso deberá respetar: “un hilazón conceptual que haga comprensible su interpretación”  [3] CORTÉS MORENO, es decir, deberá ser coherente. Entendida como propiedad gramática la coherencia de un texto es:”  es el resultado de la acción conjunta y cooperativa de su emisor y su destinatario” [5]

La coherencia no supone necesariamente que emisor y receptor coincidan en los conocimientos que tengan del  mundo real, sino que ambos hagan el esfuerzo de entender el mundo conceptual al que pertenecen cada uno de ellos.

Volviendo a nuestro ejemplo, podríamos afirmar que el discurso elaborado es un discurso coherente ya que ambos interlocutores (receptor y emisor) pertenecen a la misma comunidad social y por tanto poseen los mismos conocimientos del mundo.

La finalidad que debe perseguir la enseñanza de una lengua debe incluir no solo la instrucción en el correcto dominio del código lingüístico, sino también en el no lingüístico. Saber qué decir en situaciones y contextos variados, cuándo guardar silencio, cómo pedir o ‘robar’ el uso de la palabra, cómo actuar correctamente dependiendo del papel social que estemos interpretando, saber qué significan y cómo pueden ser interpretados nuestros gestos y miradas y, en definitiva, todo los factores que intervienen en el uso lingüístico dentro del contexto social en que participamos; son factores que los estudiantes deberán dominar para conseguir una competencia comunicativa plena.

¡Si has llegado hasta aquí te mereces un regalo!

A todos aquellos que se suscriban al blog y dejen un comentario a alguna de las entradas les enviaré por email (completamente gratis) el libro completo: Manual de la nueva gramática de la lengua española de la RAE. Odio el spam igual que tú, por ese motivo jamás te enviaré correos basura ni venderé tus datos personales a tercero PALABRA =)

Notas:

[1] Diccionario de términos clave de ELE, Instituto Cervantes, Fecha de consulta 12/2012. Disponible en línea en http://cvc.cervantes.es/ensenanza/biblioteca_ele/diccio_ele/diccionario/comunicacion.htm

[2] Poyatos, F.: 1994 La comunicación no verbal. Madrid. Istmo (3 Vols.).

[3] Cortés Moreno, M.: Contenido de la asignatura: La Comunicación y adecuación Pragmalingüística

[4] Diccionario de términos clave de ELE, Instituto Cervantes, Fecha de consulta 12/2012. Disponible en línea en.

http://cvc.cervantes.es/ensenanza/biblioteca_ele/diccio_ele/diccionario/cohesion.htm

[5]  Diccionario de términos clave de ELE, Instituto Cervantes, Fecha de consulta 12/2012. Disponible en línea en.

http://cvc.cervantes.es/ensenanza/biblioteca_ele/diccio_ele/diccionario/coherencia.htm

Bibliografía:

Cesteros, A. M. (1999). Comunicación no verbal y enseñanza de lenguas extranjeras. Madrid: Arcos/Libros.

Knapp,M.L.:1995 La comunicación no verbal. Barcelona. Paidós

Advertisements

One thought on “Caso práctico para entender el proceso comunicativo, la adecuación pragmalingüística y la comunicación no verbal.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s