Claves para programar y diseñar correctamente el currículo de un curso de ELE

En este artículo pretendo esbozar las características básicas del currículo de lengua extranjera: el cual he considerado como un proyecto o propuesta de actuación cuyo objetivo es desarrollar a través de una metodología concreta unos determinados propósitos educativos. El currículo no es otra cosa sino un instrumento al servicio de los diferentes actores que participan en la enseñanza/aprendizaje de una L2.

Leer en PDF

El Marco común europeo de referencia para las lenguas: aprendizaje, enseñanza, evaluación (en adelante Marco de Referencia) define el currículo en los siguientes términos:

“Si se define el currículo, como sugiere su significado principal, en función de la trayectoria seguida por un alumno a través de una secuencia de experiencias educativas, ya sea bajo el control de una institución o no, entonces, el currículo no termina con la finalización de los estudios escolares, sino que continúa de alguna manera a partir de ese momento en un proceso de aprendizaje a lo largo de toda la vida”. (p.173).

En esta primera aproximación del término ya se desvelan algunas de las líneas maestras que darán estructura a la base de este trabajo y que tendremos oportunidad de estudiar más adelante.

Por el momento conviene dejar claro desde el inicio de la exposición tres conceptos que a mi modo de ver son claves para entender el resto; a saber: el currículo no se limita a establecer una clasificación de contenidos sino que más bien, lo que hace es establecer un proyecto de enseñanza/aprendizaje coherente con unos principios educativos y compuesto por varias fases donde la evaluación dejará de ser concebida como el último eslabón del desarrollo curricular y pasará a integrarse como un elemento más del proceso.

En segundo lugar; el currículo no es un documento invariable en su contenido ni rígido en su elaboración; al contrario,  éste deberá elaborarse atendiendo a las especiales necesidades de sus destinatarios y adaptándose en todo momento a las particularidades que pudieran presentarse durante el desarrollo del proceso educativo.

Y en último lugar un principio que da sentido a los dos anteriores: el principio de coherencia: según el cual los diferentes factores que intervienen durante el proceso deben organizarse bajo una relación de coherencia mutua entre ellos.

En base a estos principios, el diseñador – quien de manera inconscientemente o de forma deliberada dejará su impronta en el documento – tras una primera fase en la que se ocupará de valorar las necesidades del grupo meta, establecerá los fines y objetivos (reales en función del contexto) que pretenden conseguirse con la realización del curso.

Veamos a continuación, cómo llevar a la práctica estos principios a través del desarrollo de un currículo para un grupo de estudiantes de E/LE.

Sabemos que en el proceso de aprendizaje de una L2 entran en juego multitud de factores y que dependiendo de cómo se combinen conducirán a diseños curriculares diversos. El modelo que vamos a desarrollar se sustenta en los principios del denominado enfoque comunicativo: considerando la lengua como un instrumento al servicio de la comunicación y no como un fin en sí mismo.

Por ese motivo, la práctica en el aula de las destrezas lingüísticas perseguirá un propósito claro: la comunicación real; y un objetivo preciso: lograr que los alumnos lleguen a ser capaces de comunicarse con la mayor fluidez posible con otros usuarios de la lengua.

De acuerdo con las necesidades y posibilidades del grupo meta hemos pretendido integrar de forma coherente la dimensión lingüística y la pedagógica; sin olvidarnos de otros factores que intervienen de manera decisiva en la enseñanza/aprendizaje de lenguas extranjeras como son los elementos sociales, culturales, afectivos y el fomento del compromiso, la autonomía de los discentes y el trabajo cooperativo a través del uso de materiales auténticos.

Descripción de la situación y análisis de necesidades.

Esta fase del diseño curricular constituye una herramienta imprescindible a lo largo del desarrollo del todo el programa puesto que no solo nos facilitará los datos necesarios para establecer nuestros objetivos sino que conseguiremos situar a nuestros estudiantes en el centro de todas las decisiones que tomemos.

El público meta al que se dirige este programa lo forman 12 estudiantes universitarios del último curso de turismo de la Universidad de Newcastle (Reino Unido), con edades comprendidas entre 23 y 25 años que desean mejorar su conocimiento de la lengua y cultura de España. De los doce estudiantes: seis son ingleses, 3 son chinos y 3 son saudíes. Todos ellos hablan mínimo dos idiomas y los han aprendido en contextos formales e informales de aprendizaje.

Su nivel de competencias (lingüística, comunicativa, sociocultural y pragmática) no es homogéneo pero podríamos afirmar que según el MCERL todos ellos son usuarios independientes de la lengua en el nivel umbral.

La motivación para realizar el curso proviene de un inminente viaje a España patrocinado por la agencia de viajes Thomas Cook para conocer los hábitos culturales y sociales de los ciudadanos ingleses residentes en España.

Para comprobar de qué forma se integran los ciudadanos británicos en nuestras costumbres; se entrevistarán con: alcaldes de pueblos, comerciantes, asociaciones de vecinos, hoteleros y confederaciones de pequeños empresarios.

En esta fase del currículo no solo nos limitaremos a obtener información sobre los alumnos sino también de los alumnos: recogiendo la mayor cantidad posible de información sobre el uso actual y futuro que hacen de la lengua antes de que comience el aprendizaje.

Analizaremos las deficiencias y sus necesidades lingüísticas a través de una prueba de nivel donde también podremos preguntar si saben lo que son las estrategias de aprendizaje y en casi afirmativo, conocer cuáles utilizan.

Resumiendo, en esta primera etapa deberemos obtener de los alumnos dos tipos información: las relativas a las necesidades: profesión, edad, idiomas, nivel de estudios, nivel de la lengua, intereses y las necesidades de uso de la lengua.

Esta información nos permitirá definir los objetivos generales relacionados con los contenidos lingüísticos del programa.

Por otro lado, deberemos conseguir información relativas a las necesidades subjetivas: actitud hacia la nueva lengua y cultura, motivación, variables de tipo cognitivo o afectivo…Estos datos nos permitirán orientar el proceso de aprendizaje de los alumnos en la fase siguiente.

La manera en la que obtener esta información dependerá del tipo de datos que queramos conseguir, las más habituales son: la entrevista y el cuestionario; el pasaporte lingüístico, la biografía lingüística  y el dossier.

La institución organizadora del curso es la organización privada International House Newcastle; en el noreste de Inglaterra. El centro, situado en un edificio histórico completamente reformado, dispone de: área de administración, cafetería y salón de actos, sala de profesores, biblioteca, sala de ordenadores y más de 20 aulas (todas ellas equipadas con pizarras digitales y dispositivos de reproducción multimedia).

La instalación cuenta con accesos y servicios adaptados para personas con movilidad reducida. IH Newcastle forma parte de la red internacional de academias de idiomas International House World Organization desde hace más de 30 años.

El origen de los estudiantes es variado, destacando los procedentes de países de medio oriente. Desde la dirección se fomenta el uso continuado del idioma objeto de estudio en el programa no solo en clase sino también en las zonas comunes -pasillos, sala de ordenadores y cafetería-  así como en las actividades sociales y culturales realizadas fuera de la escuela.

Todo el equipo docente son graduados universitarios con la calificación necesaria para la enseñanza de idiomas como lengua extranjera.

Es importante recordar que en un enfoque de la enseñanza centrado en el alumno, el análisis de necesidades no es algo que ocurre solo una vez al principio del curso: atendiendo al carácter flexible del currículo, éste podrá modificarse y/o adaptarse a las necesidades de los estudiantes durante el transcurso del programa. Toda esta información pasará a formar parte del análisis de necesidades y se convertirá en una base importantísima para la definición de los objetivos: cimientos sobre los cuales edificaremos los contenidos y actividades de nuestro curso.

Objetivos.

Los resultados del análisis de necesidades y el estudio de la situación permitirán establecer adecuadamente los objetivos del programa; los cuales, nos ayudarán a orientar la selección de los materiales y las actividades que hagamos en clase.

Los objetivos son un componente esencial del currículo y se refieren a aquello que pretendemos conseguir con el curso.

Además, nos permitirán transmitir con mayor eficacia las intenciones pedagógicas del curso y facilitarán el proceso de evaluación que veremos más adelante. Con independencia del nivel en el que nos encontremos: ministerial, internacional o local; los objetivos deberán adecuarse a la situación analizada en la primera fase y deberán igualmente ser “alcanzables” o “realistas” en función del lugar, las circunstancias personales de los aprendientes, los medios materiales, temporales, físicos…

Hay que tener en cuenta que existen diferentes maneras de definir los objetivos; Tyler (1949) considera cuatro formas diferentes de establecer los objetivos aunque en última instancia se inclina por aquellos que especifican los tipos de conducta que los alumnos serán capaces de hacer como resultado del aprendizaje conseguido durante el curso, este tipo de objetivos se denomina “de actuación” o “de conducta”.

Richard (1990) identifica otras cuatro formas de describir los objetivos: a saber: basados en la descripción de micro destrezas, basados en contenidos, basados en el nivel de competencia y, por último, aquellos que describen las actividades de clase sin precisar los resultados de aprendizaje.

Tras analizar las necesidades de nuestro grupo descubrimos como la mayoría de ellos consideran que necesitan mejorar su dominio de la lengua para afrontar con garantías de éxito sus encuentros con los representantes del sector turístico español.

Igualmente expresan su deseo de mejorar la competencia sociocultural; aspecto que consideran clave a la hora de entender las dificultades de integración en la cultura española por parte de sus connacionales británicos.

Teniendo en cuenta estas circunstancias hemos establecido un cuadro de objetivos para el curso de español de dos semanas organizado por International House.

Los fines generales del programa, o lo que es lo mismo, las razones últimas que subyacen en la propuesta del currículo son:

a) capacitar a los alumnos para que aprendan la lengua española;

b) que sepan comunicarse mejor utilizando la lengua con otros usuarios del sistema;

c)  transmitir una imagen real y alejada de tópicos acerca de la cultura española.

El cumplimiento satisfactorio de estos tres fines generales se conseguirán mediante el logro de los objetivos generales que se especifican a continuación:

a) adquisición de un dominio general de la gramática española;

b) obtención de las habilidades básicas de expresión y comprensión orales y escritas, y  el desarrollo de estrategias comunicativas;

c) adquisición de los contenidos socioculturales básicos de la realidad española y, acercamiento a los ciudadanos españoles y sus costumbres sin prejuicios de ningún tipo.

Los objetivos específicos para la primera semana del curso serán:

1) los alumnos serán capaces de entender la información básica  contenida en un folleto turístico;

2) primera aproximación a los usos y costumbre sociales;

3) se fomentará la interacción y el deseo de comunicación entre los participantes.

Los objetivos específicos para la segunda semana serán:

1)  los alumnos serán capaces de entender la información específica  contenida en un folleto turístico;

2) profundizaremos en los usos y costumbres sociales de los españoles, para posteriormente compararlos y encontrar diferencias y similitudes con las costumbres: británicas, saudíes y chinas;

3) fomentaremos el aprendizaje de la lengua mediante su contenido cultural.

Los objetivos metodológicos del curso serán:

1) trabajo cooperativo en grupos fomentando la autonomía de su aprendizaje donde cada uno de los miembros acepte al resto y todos ellos perciban un sentimiento de pertenencia hacia esa comunidad de aprendizaje.

2) contacto con la cultura española a través de materiales reales y/o auténticos

3) como tarea final del curso los alumnos deberán elaborar un periódico digital donde publicarán las entrevistas hechas a sus propios compañeros.

El Marco de Referencia no aboga por una determinada metodología pero en su defensa de una enseñanza centrada en el alumno y orientada a la acción, muestra preferencia por el diseño a través de tareas.

Ya sabemos que  para considerar competente a un estudiante no basta con que sea un “experto” conocedor de las reglas del sistema, lo que se pretende es que sea capaz de producir o entender discursos adecuados a la situación y al contexto en el que se desarrolla la comunicación.

Dentro del contexto del enfoque comunicativo, las tareas son el armazón que lo da forma, sostiene y dota de contenido.

Las tareas, como instrumento de enseñanza/aprendizaje de segundas lenguas estimulan y potencian las capacidades de los aprendientes para construir y expresar significados a través de actividades que tengan relación con el mundo real y que despierten su interés.

El estudiante que trabaja con tareas es más responsable en su aprendizaje: consecuencia del trabajo participativo es la de asumir un compromiso e implicación mayor no sólo consigo mismo, sino con el resto del grupo a fin de lograr el objetivo marcado en la tarea.

El estudiante, desarrollando una tarea que le interesa y le motiva consigue alcanzar el significado de los enunciados y llegar a la lengua desde la actividad; al contrario de lo que ocurría con los métodos tradicionales en los que se llegaba a la actividad a través de la lengua.

A lo largo del programa nuestros  estudiantes desarrollarán los conocimientos necesarios para alcanzar los siguientes objetivos generales;

Comunicativos: desarrollar la capacidad de realizar acciones típicas de su futura actividad laboral en la lengua meta; entender el contenido de una exposición oral;

Estratégicos: desarrollar la implicación y la autonomía en el aprendizaje del alumno, potenciar el trabajo cooperativo, tomar conciencia del uso del lenguaje.

Objetivo sociocultural: descubrir la opinión de los españoles sobre Inglaterra y los ingleses, y la de los ingleses sobre España y los españoles.

Objetivos funcionales: Expresar opinión, expresar acuerdo, expresar desacuerdo, dar y comprender información sobre turismo, costumbres sociales y tradiciones, preguntar la opinión, extraer la información necesaria de un texto específico.

Contenido léxico: vocabulario relacionado con el turismo, tipos de propiedades, gastronomía, expresiones utilizadas para mostrar respeto:

Contenido gramatical: estructuras de valoración, comparativos, interrogativas, presente de indicativo, futuro de indicativo.

A diferencia de los métodos tradicionales, el enfoque por tareas concede amplios espacios de improvisación y flexibilidad a los alumnos para resolver a su modo o recurrir a sus propias destrezas las tareas o tareas finales planteadas.

En última instancia, la decisión de adoptar una u otra metodología dependerá del contexto en que vaya a producirse porque no es posible concebir un método ideal que funcione de manera infalible para todos los profesores y estudiantes.

Evaluación.

Situando a los alumnos como eje central del currículo (tal y como hemos hecho) el proceso de evaluación deja de ser un mero trámite en el cual el profesor pone nota a los estudiantes.

Con la evaluación –integrada dentro del currículo – pretendemos no solo determinar si los estudiantes han logrado alcanzar los objetivos planificados; lo que interesa, es ver en qué medida el curso ha satisfecho las expectativas y necesidades de los aprendientes.

De esta forma, atendemos no solo al producto final o resultado del aprendizaje sino también al proceso mismo de adquisición de conocimientos.

En lógica con esto, no evaluaremos a nuestro grupo de forma exclusiva por el resultado final/producto (elaboración de un periódico digital) sino por las tareas pedagógicas y posibilitadoras que llevarán a cabo durante el transcurso de las dos semanas del curso y cuya correcta realización permitirán la consecución de la macro-tarea.

Por último, es muy recomendable conceder la palabra a los verdaderos protagonistas del currículo: los estudiantes; para que valoren y expresen sus opiniones en relación a los temas propuestos, los materiales, la organización del curso etc.  Esta información nos permitirá detectar errores y mejorar paras futuros programas.

Conclusiones.

Hemos pretendido esbozar las características básicas del currículo de lengua extranjera: el cual hemos considerado como un proyecto o propuesta de actuación cuyo objetivo es desarrollar a través de una metodología concreta unos determinados propósitos educativos.

El currículo no es otra cosa sino un instrumento al servicio de los diferentes actores que participan en la enseñanza/aprendizaje de una L2 cuyo objetivo es: “facilitar la integración y la coherencia de las decisiones que se adoptan y de las actuaciones que se llevan a cabo”. (García Santa-Cecilia, A. (2000).

Bibliografía:

Fines y objetivos. (1994). En Plan curricular del Instituto Cervantes. Madrid: Instituto Cervantes.

García Santa-Cecilia, A. (2000). Cómo se diseña un curso de lengua extranjera. Arco Libros. Madrid.

García Santa-Cecilia, A. (1995). El currículo de Español como lengua extranjera. Edelsa. Madrid.

García Santa-Cecilia, A. (2002). Bases comunes para una Europa plurilingüe: Marco común europeo para las lenguas. Pp. 35-88 in El Español en el mundo. Anuario del Instituto Cervantes. Madrid. Enlace web: http://cvc.cervantes.es/obref/anuario/

[Leído: 30 de mayo de 2013]

Marco común europeo de referencia para las lenguas: aprendizaje, enseñanza, evaluación. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Madrid. Enlace web:http://cvc.cervantes.es/obref/marco/

[Leído: 30 de mayo de 2013]

Martín Peris, E. (Coord.) 1997-2008. Objetivos. En diccionario de términos clave de ELE. Madrid: Instituto Cervantes. Extraído el 30 de mayo de 2013 de http://cvc.cervantes.es/ensenanza/biblioteca_ele/diccio_ele/diccionario/objetivos.htm

Tyler, RW (1949) Principios básicos de Currículo e Instrucción. University of Chicago Press. Chicago.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s