¿ Por qué el ‘aprendizaje ubicuo’ es el futuro de la educación ?

La expansión en amplias capas de la sociedad de dispositivos móviles de última generación junto con el desarrollo de redes de conexión de tipo inalámbrico ha permitido que el aprendizaje se integre armónicamente dentro de nuestra actividad cotidiana proporcionando a los usuarios la capacidad de aprender una lengua en el lugar y momento deseado o requerido.

A esta facultad por parte de los alumnos de controlar cuándo, dónde, cómo y por qué se realiza la adquisición de conocimiento; Nicholas C. Burbules, profesor de la Universidad de Illinois, la define como ‘aprendizaje ubicuo’.

Por supuesto ya hemos entrado en esa época. Cualquiera que haya realizado una búsqueda en internet o utilizado un teléfono inteligente para, por ejemplo, traducir un texto de un idioma desconocido a nuestra lengua materna; o para ver un tutorial en Youtube, o para buscar el significado de una palabra en un diccionario en línea o incluso al llamar a algún amigo para obtener información.

En realidad, la capacidad del ser humano para adaptarse y aprender en variedad de entornos no es algo nuevo puesto que siempre ha sido una de sus características.

Lo novedoso ahora – provocado por el desarrollo de la tecnología digital aplicada al ámbito educacional – es la posibilidad de acceder a una infinita red de conocimiento relacionado directamente con el espacio físico en el que nos encontramos. De esta forma la brecha entre el aprendizaje formal y el informal es cada día más sutil.

La transformación experimentada en los últimos años por Internet pasando de ser un mero suministrador de datos sin posibilidad de interacción a un ‘no lugar’ donde lo que predomina es la colaboración entre los usuarios, ha permitido la creación de millones de comunidades de aprendizaje colaborativo de tipo informal.

La interacción entre ellos permite compartir información relevante para la construcción del conocimiento, del cual se aprovecharán no solo los miembros de la colectividad interesada sino también el resto de la sociedad.

A medio plazo, el entorno donde el aprendizaje ubicuo puede desarrollar todo su potencial es a través de la llamada ‘realidad aumentada’ o lo que es lo mismo, la aplicación de GPS y tecnologías de localización para vincular información relevante con una ubicación física.

Las posibilidades y aplicaciones que ofrece esta tecnología al campo del conocimiento en general, y de la enseñanza-aprendizaje de lenguas en particular, son casi ilimitadas.

A pesar de estar aún en fase experimental, el desarrollo de algunas tecnologías tendentes a su aplicación por parte de grandes corporaciones internacionales hace pensar que en un futuro no demasiado lejano la realidad aumentada será algo tan habitual como hacer una consulta en internet con nuestro teléfono móvil.

Así, el término ‘lugar’ ya no sólo indicará una ubicación física real sino que pasará a convertirse en un entorno de conocimiento gracias a la “capa adicional de experiencia” que le añade la realidad aumentada (Burbules, 2012:11).

Desde luego no son pocas las voces críticas que consideran poco factible esta visión de la enseñanza del ELE, el propio autor es consciente de ello y tal es así que se preocupa de matizar alguno de los puntos clave de su teoría.

Reconoce en primer lugar que el acceso a este conocimiento es significativamente desigual puesto que dependerá de una tecnología que no todos los países dispondrán al mismo tiempo.

Así, el ideal de democratizar la educación y dar oportunidades de adquirir conocimiento a todo el mundo con el fin de ayudar al desarrollo de los ciudadanos de los países con menos posibilidades económicas se quedará precisamente en eso, en un ideal. También admite que el aprendizaje ubicuo creará dependientes tecnológicos incapaces de relacionarse con el resto de personas sin estar conectados a internet.

Finalmente y, en contra de lo que algunos pudieran pensar, Burbules reconoce que este método no es adecuado para cualquier tipo de instrucción y que pese a todo seguirá existiendo el profesor y aquellas antiguas consignas educativas como la participación de los padres, el aprendizaje a lo largo de la vida aplicado a situaciones reales, el aprender haciendo o la escuela sin muros.

La figura del docente seguirá existiendo pero no como hasta ahora la hemos conocido: 

Las nuevas habilidades y capacidades de enseñanza requieren una comprensión más amplia de las redes sociales de base tecnológica y de la variedad de recursos de aprendizaje disponibles en línea, desde Youtube hasta la Khan Academy; estos requieren una comprensión sociológica y cultural de los diversos ambientes de aprendizaje y sus características; requieren nuevas teorías del aprendizaje que integren el aprendizaje formal, informal y el aprendizaje experimental y situado; requieren habilidades en el diseño de estrategias de aprendizaje que aprovechen e interrelacionen el aprendizaje que tiene lugar en contextos diversos […] El profesor en un mundo de aprendizaje ubicuo no es sólo un pedagogo, sino un planificador, un diseñador y un director. (Burbules, 2012:13)

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s