Cómo ganar dinero con un curso abierto, masivo y en línea

Si una de las características de los MOOCs es su gratuidad, ¿quién paga los costes del profesorado? ¿Y el mantenimiento de la plataforma? ¿Y el coste del alojamiento en el servidor? ¿Cómo se recupera la inversión?  ¿Qué consecuencias puede provocar que el 99% de la población acceda a una educación únicamente reservada al 1%? En los siguientes párrafos responderé a estos y otros muchos interrogantes relacionados con el modelo de negocio de los MOOCs.

En los últimos tiempos, solo Udacity ha captado más de 15 millones de dólares de inversión, cantidad que asciende hasta los 22 vía venture capital. En el caso de Coursera, Harvard y el MIT lanzaron su organización sin ánimo de lucro dedicada a la producción y alojamiento de MOOCs llamada edX con una versión inicial de 30 millones de dólares.

A la vista de los datos cabe plantearse una pregunta más: ¿cómo hacer viable y sostenible económicamente una plataforma que organice cursos masivos abiertos en línea de forma gratuita? A estos y otros interrogantes intentaremos dar respuesta en las próximas líneas.

Sebastian Thrun, CEO y fundador de Udacity (con cerca de 500.000 usuarios) no parece especialmente preocupado por el futuro empresarial de su organización; consciente del talento y del potencial valor que pueden tener para las grandes empresas multinacionales alguno de los cerca de medio millón de estudiantes que ya han realizado alguno de sus cursos.

Tan confiado está en el modelo de gestión y en la calidad de su producto que rechazó el respaldo de dos marcas reconocidas mundialmente en el campo de la educación y la investigación como son la Universidad de Standford (de la cual fue profesor) y Google (de la cual fue socio).

Este científico alemán considera que en el futuro inmediato encontrará empresas de selección de personal y formación de recursos humanos -especializadas en la captación de talentos- capaces de pagar para tener acceso a una bolsa de candidatos formados por los más prestigiosos expertos a nivel internacional.

El valor añadido que estos estudiantes pueden generar para las empresas, hace rentable esa inversión. Eso sí, solo para aquellos puestos vacantes bien definidos y de muy alta cualificación.

No hay que obviar – en un mercado cada día más competitivo – el enorme valor publicitario y de marketing que ofrece para la universidad, centro de estudios o institución de educación superior organizar directamente bajo su sello de calidad y con su profesorado cursos masivos en línea.

Hay quienes sostienen que si los estudiantes pueden valorar a través de los MOOCs la calidad de las clases y del profesorado que ofrece ese centro, quizá decidan estudiar no sólo un curso sino una titulación completa de forma presencial.

Directamente relacionado con el marketing de contenidos y la venta cruzada las entidades organizadores de un MOOC no descartan que en un futuro, alguno de los estudiantes de estos cursos que hayan conseguido crear compañías exitosas gracias a los conocimientos adquiridos en ellos, puedan devolver los beneficios obtenidos realizando generosas donaciones (práctica muy habitual en los Estados Unidos).

Queda claro, al menos en este caso, que la esperanza de recuperar la inversión realizada se proyecta hacia un periodo de tiempo entre medio y medio-largo plazo.

Por otro lado, y en relación con este supuesto, las universidades pueden considerar amortizado el importe de su inversión a cambio de obtener un acceso directo a un pool de interesados que ya han mostrado un grado de interés y compromiso con la materia lo suficientemente elevado como para haber dedicado varias horas de su tiempo libre a completar las actividades propuestas durante la formación.

Otras formas de rentabilizar la inversión hecha en un MOOC pueden ser a través del ingreso de cantidades – en la mayoría de los casos no excesivamente elevadas – hechas por los candidatos a cambio de un servicio añadido al básico.

Es el denominado modelo freemium por el cual el acceso a los servicios básicos del curso son gratuitos. Sin embargo, el uso y disfrute de algunas funcionalidades y servicios extras hay que pagarlos.

Por ejemplo, si queremos que la institución organizadora actúe como su referente. En este sentido Coursera ya ofrece este servicio junto con la promoción del CV. Cobra por certificados que garantizan la identidad del estudiante en relación a exámenes o trabajos finales. Udacity cobra 89 dólares por utilizar Pearson VUE y legitimar quién es el autor del examen.

También puede cobrarse por la asistencia a tutorías, encuentros, clases presenciales o seminarios relacionados con el contenido del curso.

En ocasiones la formación a distancia tiene sus límites y el deseo de desvirtualizar a profesores y compañeros puede llevar aparejado un coste. Dado que los estudios universitarios son por naturaleza rígidos en cuanto a sus contenidos e itinerarios, podría cobrarse una cantidad en concepto de “acceso” o “personalización del grado” que incluyese alguna o algunas materias pertenecientes a otra titulación pero que despertaran el interés del alumno bien por curiosidad o bien por necesidades formativas relacionadas con la carrera profesional a la que aspira.

Otra forma para expandir y abrir nuevas líneas de negocio es la formación en empresas.

En un momento en el que el mercado necesita de profesionales que estén en continua formación y con conocimientos actualizados, los MOOCs son una perfecta alternativa que además permite ahorrar a la compañía costes fijos ya que no es necesario que los alumnos coincidan en el mismo espacio y tiempo para recibir dicha formación.

En último lugar mencionaremos otras formas de recuperar la inversión hecha en un curso masivo en línea.

Comenzaremos hablando del cobro por expedición de certificados. A pesar de que en Coursera afirman que únicamente el 20% de sus alumnos estaría dispuesto a pagar por un certificado de asistencia y que la mayoría de sus usuarios prefieren los badges y otras fuentes de reconocimiento, éste es uno de los puntos calientes más debatidos entre partidarios y detractores de los MOOCs. Y lo es porque hay quien dice que los estudiantes de este tipo de cursos no van en busca de un título (o al menos no exclusivamente), algo que se reserva exclusivamente – por el momento- a los estudiantes presenciales de pago.

La motivación principal para iniciar y terminar esta formación es precisamente el acceso libre al conocimiento de calidad impartido por los más prestigiosos expertos en la materia y por las interacciones que se realizan como resultado del contacto, la reflexión y el debate con otros participantes.

En nuestra opinión el debate clave no es si se debería pagar o no porque la universidad expida un certificado de asistencia o aprovechamiento.

El fondo de la cuestión – que por otro lado supera el espacio y los objetivos de este trabajo – es si un estudiante de un MOOC podría en un futuro optar al mismo tipo de titulación que un estudiante presencial.

Si se consigue que en el futuro un estudiante de un MOOC finalice con el mismo nivel de conocimiento que un estudiante presencial pagador, si las interacciones con el resto de participantes han sido igual de profundas y de enriquecedoras, si los sistemas de evaluación y de reconocimiento de identidad se desarrollan de tal forma que pueda garantizarse al estudiante del MOOC una calificación justa y que pueda verificarse a ciencia cierta sus datos personales ¿quién y de qué forma podrá justificar las tasas universitarias? ¿Cómo podrá razonarse un calendario escolar? ¿Será esta la forma de democratizar efectiva y universalmente la educación de calidad? ¿Qué consecuencias puede provocar que el 99% de la población acceda a una educación únicamente reservada al 1%? ¿Qué cambios socio-económicos y geo-políticos motivará esta decisión? ¿A quién le interesa que el actual sistema educativo continúe y qué estaría dispuesto a hacer para protegerlo?

Si necesitas ayuda para tu escuela de idiomas, no dudes en ponerte en contacto conmigo; estaré encantado de ayudarte.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s