La dimensión pedagógica de los entornos virtuales de aprendizaje

No hay curso que no contenga un método de evaluación. En este sentido cabe preguntarse ¿quién evalúa y cómo evaluar un grupo con 5000 estudiantes? Como punto de partida afirmaremos que toda evaluación contiene un elemento reflexivo sobre una actividad o proceso.

Diferenciamos así tres tipos de evaluación: la evaluación informal, la auto-evaluación y la evaluación formal.

Evaluación informal

Entendemos por evaluación informal aquella que acompaña la labor del profesor como complemento a su actividad educativa. Este tipo de evaluación busca obtener información sobre las actitudes y competencias de los estudiantes al margen de las exigencias necesarias dentro de un proceso de evaluación formal.

Auto-evaluación

Por otro lado, la auto-evaluación puede ofrecer grandes beneficios en el desarrollo educativo de los aprendientes. Uno de ellos es la posibilidad que brinda para reflexionar sobre su aprendizaje y buscar maneras de mejorarlo.

Este tipo de evaluación está particularmente indicada para la evaluación inicial de los estudiantes, para formar aprendientes autónomos y, por último, como complemento del auto-aprendizaje.

La principal crítica que puede hacerse a este método de evaluación es su fiabilidad.

Al ser los propios estudiantes los encargados de evaluarse, existe el riesgo de que estos califiquen su aprendizaje de manera poco objetiva, asignando evaluaciones injustamente altas a la actividad realizada.

Evaluación formal

En tercer lugar nos encontramos con la evaluación formal. No existe coincidencia a la hora de encontrar una interpretación unitaria al concepto de “evaluación formal”.

Algunos autores limitan este término para aquellas evaluaciones a las que denominamos “exámenes”. Estas pruebas se caracterizan por desarrollarse bajo unas condiciones regladas, a menudo desarrolladas al final de un curso con el objetivo de evaluar los resultados del aprendizaje y corregidas de forma objetiva por los profesores.

Otros, entienden que por “evaluación formal” podemos agrupar aquellas pruebas que se desarrollan de manera informal durante el curso con el propósito de apoyar la enseñanza evaluando una parte reducida del temario.

La evaluación debe entenderse como un elemento integrado en el proceso de enseñanza, ayudando al estudiante a reflexionar sobre su aprendizaje.

La Universidad de Harvard y el Instituto Tecnológico de Massachusetts están desarrollando un software que a través de inteligencia artificial es capaz de evaluar trabajos y respuestas breves de los alumnos de un MOOC.

Éste estará disponible en internet de forma gratuita para que cualquier institución educativa del mundo pueda utilizarlo como método evaluativo en sus cursos masivos. Esta nueva tecnología aliviará de la carga de corregir cientos de trabajos a profesores y catedráticos que podrán emplear ese tiempo en investigación o publicación de trabajos.

En realidad, los sistemas automatizados de corrección para preguntas con respuesta múltiple o de verdadero o falso se utilizan desde hace años de forma generalizada.

Sin embargo, esta tecnología que utiliza la inteligencia artificial para corregir y evaluar trabajos aún no ha recibido la aprobación por parte de la comunidad educativa internacional.

Uno de los principales detractores de este sistema de corrección es Les Perelman, investigador del Instituto de Tecnología de Massachusetts, quien afirma que “mi primera y principal objeción a la investigación es que no hay ninguna prueba estadística válida que compare el software directamente con la corrección por humanos” (Markoff, 2013).

El mismo Perelman ha demostrado la poca fiabilidad de este sistema al presentar trabajos que no hubieran conseguido superar la nota mínima de aprobado de haber sido corregidos por un profesor y que, sin embargo, lograron engañar al programa informático consiguiendo unas cualificaciones sorprendentemente altas.

Este director de escritura jubilado está impulsado un grupo formado por educadores de diferentes materias quienes han firmado una petición en contra de la evaluación automatizada. El grupo, llamado Profesionales contra la Evaluación Automática de Trabajos de Estudiantes en Pruebas de Alto Nivel, ha reunido más de 2.000 firmas, entre las cuales se encuentran algunos de los más importantes académicos como es el caso del lingüista y filósofo Noam Chomsky.

En la página web1 del grupo podemos leer el siguiente párrafo: “Los ordenadores no saben leer. No pueden medir los elementos esenciales de la comunicación escrita eficaz: precisión, razonamiento, suficiencia de las pruebas, sentido común, postura ética, argumentación convincente, organización lógica, claridad y veracidad”.

Por otra parte, Anat Agarwal, presidente de EdX, reconoce que aún queda un largo camino por recorrer y que a pesar de que el software todavía necesita ser mejorado, las posibilidades de futuro que ofrecerá a la educación una vez concluido el proyecto son esperanzadoras.

Ese mismo espíritu optimista es compartido por el resto de las empresas que ofrecen cursos masivos en línea como es el caso de Audacity y Coursera. En un nuevo escenario, donde las aulas (físicas o virtuales) están cada día más llenas de estudiantes, el profesor es incapaz de ofrecer una corrección adecuada y útil a sus alumnos.

Consideramos que en este contexto, el software automatizado de corrección podría actuar como un complemento y no como un sustituto a la labor del docente. Así, el profesor dispondría de más tiempo para analizar las necesidades individuales de su alumnado.

En opinión de Sheila MacNeill (2013), subdirectora del Centro para Tecnologías Educativas y Estándares de Interoperabilidad del Reino Unido (CETIS en inglés), la importancia de la evaluación permea el diseño de todo curso: sea en línea o presencial. En relación a cómo evaluar a los participantes de un MOOC afirma que aún queda mucho por progresar en este campo pero se muestra optimista a la vista de la rapidez con la que se están desarrollando programas que puedan ofrecer una solución viable a la calificación en entornos masivos.

Advertisements

One thought on “La dimensión pedagógica de los entornos virtuales de aprendizaje

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s